Inicio

Mi Callecita

Cuando visito mi pueblito,
veo la calle encementada,
y con gran tristeza añoro,
mi calle empedrada.

Muchas veces la pase
de bajada y de subida,
Siempre la pase corriendo
sin sufrir una caida.

Pero entonces esa calle
era un mosaico bordado.
Con las piedras de las minas
que tanta riqueza han dado.

Con materiales traidos
de Cabrera y de Dolores,
un mosaico se formó
con piedras de tres colores.

Una planta simulada:
los tallos verde cintilla,
a los lados toscas flores
llegaban de orilla a orilla.

Cuando la lluvia lavaba
estas piedras tan hermosas,
ricas gemas parecían
y lucían esplendorosas.

Entre sus estrechas grietas
tianguispepetla nacía.
Y su corola celeste
humildemente lucia.

Tianguispepetla llamaban
a esta pequeña flor,
pequeña por su tamaño
grandiosa por su color.

Cuanta gente pasaría
por esta calle tan bella.
Sin notar el arte puro
que estaba plasmado en ella.

Cuántas veces nuestra planta
destruyo tanta grandeza.
Cuántas veces nuestro pie
pisoteo tanta belleza.

Muy pocos recordarán
lo que les estoy contando
que bien merece un corrido
para decirlo cantando.

¿Por qué desapareció
esta calle tan hermosa
donde estarán estas piedras
verdes, azules y rosas?


LUIS JIMENEZ OSORIO - Agosto 1995

Apuntes para una monografía de Real del Monte, Hgo.
Junio de 1998.
Gobierno del Estado de Hidalgo.


¿DESEAS ANUNCIARTE AQUÍ?

Más información