Inicio

Luis R. Lara

El doctor Luis R(omán) Lara nació en Real del Monte el 9 de agosto de 1878. Su segundo nombre de pila corresponde al santo de esa fecha. Fue hijo de Joaquín Lara y Juana Ramos de Lara.

Padres

Hizo sus estudios de primaria en la escuela Rafael Cravioto, en la calle de José de la Paz Jiménez, s/n., entre los años 1886 y 1891. Hizo sus estudios de preparatoria en el Instituto Científico y Literario del Estado de Hidalgo, en la 2ª. calle de Abasolo, Pachuca, Hgo., entre 1894 y 1898.

En enero de 1899 comenzó la carrera profesional de medicina en la Escuela Nacional de Medicina de México y sustentó su examen de recepción el 18 de julio de 1905, habiendo obtenido el título reglamentario de Médico cirujano, expedido por la Facultad de Medicina de México y suscrito por el entonces Ministro, Sr. Lic. Don Justo Sierra.

La tesis inaugural que presentó, la denominó “Contribución al estudio de la anquilostomiasis en México”, que tuvo por objeto científico demostrar la existencia de huevecillos y larvas enquistadas del anquilostoma duodenalis en los lodos de los laboríos de las minas de Real del Monte y Pachuca.

Asistió a varios congresos donde presentó muchos trabajos de investigación que desarrollo en el ejercicio de su profesión, como: "Ya no existe la anquilostomiasis entre los mineros del Real del Monte como enfermedad endémica"; "Historia de la epidemia del tifo exantemático en el año 1916"; "En qué lugares de la república deben construirse sanatorios para tuberculosos"; "¿Es tuberculosis pulmonar la enfermedad actual que diezma a los mineros de Real del Monte?”; "Bases anatomo-patológicas para determinar la responsabilidad industrial de la silicosis pulmonar de los mineros"; "Imperforación del himen, que hace presumir el embarazo"; "La resistencia orgánica en razón inversa de la cultura. Síntomas y signos de la silicosis pulmonar de los mineros"; "Historia clínica de la silico-tuberculosis pulmonar de los mineros"; "Tratamiento preliminar de las heridas punzo-cortantes, penetrantes de vientre con hernia de epiplón en medios no quirúrgicos"; entre otros.

Fue médico legista adscrito al Servicio Médico de Mineral del Monte desde el año de 1913 hasta su muerte; miembro del Sindicato Médico Hidalguense, en el cual desempeño el cargo de Secretario general; miembro de la Asamblea Nacional de Cirujanos; miembro del Ateneo de Ciencias y Letras Hidalguenses.

Formo parte de la redacción del periódico “Cultura” editado por el Sindicato Médico Hidalguense, habiendo escrito varios artículos de divulgación científica sobre la silico-tuberculosis pulmonar.

Presidio la Asamblea Municipal del Mineral del Monte en dos ocasiones y aprovechado su estancia en ella para elaborar y poner en práctica varias medidas de orden sanitario, tales como la reglamentación de la prostitución, que se hizo por primera vez en la población; Reglamento del Rastro Municipal y diversas disposiciones sobre expendios y venta de leche y nixtamal.

Trabajo en otros proyectos: “La silicosis pulmonar en México”, la película cinematográfica “Vidas divergentes”, que trata de la divulgación científica de lo que es la silicosis pulmonar, sus consecuencias sociales, entre otras; y el libro “Real del Monte histórico, legendario y anecdótico”.

Como médico de su pueblo, atendía partos, heridas en los constantes zafarranchos que se producían principalmente los sábados en la noche, y todas las enfermedades de su clientela, a la que recibía en su consultorio de Abasolo 1, o viajaba, generalmente a caballo y portando su mesa de operaciones portátil, a poblaciones tan lejanas como Atotonilco el Grande. Junto al consultorio tenía su botica “Sagrado Corazón de Jesús”, por muchos años atendida por su hijo Vicente Lara Mendoza. Ésta tenía un papel central en la curación de las enfermedades de la población de Real del Monte, pues no había todavía la multitud de medicinas como hoy se encuentran en el mercado, además de que trataba de que los costos de las medicinas fueran muy bajos para sus pacientes, por lo que prefería prepararlas él mismo.

Comprometido con su carrera y al cuidado de la salud de los mineros, tuvo participación política en muchos acontecimientos sindicales, huelgas, represión gubernamental que se dieron en Real del Monte, siempre al lado de los mineros.

Interesado por dar a conocer la historia del pueblo y cultivarlo, escribió muchos artículos, que tenía proyectado publicar en un libro titulado “Real del Monte histórico, legendario y anecdótico”, que ya no pudo completar. Varios de esos artículos se publicaron en la revista semanal Anuncios.

Durante la Revolución, desde que presenció la entrada de Francisco I. Madero a la ciudad de México, en donde era médico residente del Hospital General, al final de sus estudios, convencido de la justicia que perseguía el movimiento antirreeleccionista, volvió a Real del Monte, en donde fue por algunos meses jefe político. Tras la muerte de Madero, no se ligó a ningún bando revolucionario, a pesar de ser amigo del Gral. Felipe Ángeles, sino que se dedicó a organizar los servicios médicos del Estado. Varias veces corrió el peligro de que lo fusilaran, ya fuera por confusión o por las amenazas de algún jefe revolucionario, que pretendía alguna curación milagrosa. Él mismo relataba su respuesta en uno de esos casos: “General, máteme si quiere, pues yo no soy Dios, sólo soy médico”. Se cuenta –pero no se puede verificar- que hubo orden de matarlo durante el gobierno del presidente Miguel Alemán porque defendió los argumentos de los mineros en algún conflicto.

En 1955 festejó en Real del Monte su quincuagésimo aniversario como médico y en 1962 recibió del presidente Adolfo López Mateos un reconocimiento a su dedicación a la medicina.

El Dr. Lara caso en dos ocasiones la primera con Doña María Mendoza, también realmontense, con quien procreo a Luis, Vicente, Josefina, Aurelia, Ricardo y José Luis. Años después de enviudar, se casó con Doña Fernanda Ramos Arce, de la Ciudad de México, con quien procreó a Luis Fernando y María Guadalupe.

Después de una rápida enfermedad, murió en la Ciudad de México el 5 de septiembre de 1964, a los 86 años.

Información proporcionada por: Luis Fernando Lara Ramos <lara@colmex.com.mx>.


¿DESEAS ANUNCIARTE AQUÍ?

Más información