Inicio

Casa Grande

La Casa Grande es conocida con ese nombre por haber sido edificada por la económicamente poderosa Compañía de Aventureros de las Minas; su uso en Real del Monte fue muy similar al dado por largas épocas a las llamadas Cajas Reales de Pachuca. Esta casona del siglo XVIII fue la residencia de descanso de Pedro Romero de Terreros, el Conde de Regla.

El inmueble, después de haber sido utilizado como ocinas de la empresa y residencia de los administradores de Las Cajas, se habilitó para albergar a la desaparecida escuela secundaria Himno Nacional y posteriormente funcionó en este recinto la primaria Ignacio Manuel Altamirano.

Fue en esta época en que lastimosamente fue transformada para hacerla más funcional y sin que ninguna autoridad interviniera para evitarlo.

Es así como las autoridades universitarias solicitan a la administración municipal la donación de este inmueble, para poderlo rescatar y hacer de él algo benéfico para la sociedad en general.

En diciembre de 2007 se formaliza el inicio de los trabajos de intervención arquitectónica, consistente en la primera etapa, en 2009 se desarrolla la segunda etapa de restauración, intervención arquitectónica y obras adicionales.

Este inmueble fue restaurado en su totalidad tardando 3 años y medio y teniendo un costo de más de 16 millones de pesos; por determinación de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH, le conere el título de Monumento Histórico.

Así, desde el año 2011 en que la UAEH concluye la restauración de Casa Grande, rescata a través de este hermoso edificio, nuestro patrimonio, el cuál es utilizado para crear un espacio para la difusión de la cultura. De esta manera los visitantes conocen nuestra historia, nuestra raíces y en la medida de lo que hacemos, aprendemos a defender lo que nos pertenece, a que sintamos orgullo de los que somos como hidalguenses y mexicanos.

El inmueble es un claro ejemplo en este sentido, concreta valores arquitectónicos, estéticos, históricos y funcionales de relevancia social.

Cuando la visión lleva un fín, se logra una obra majestuosa como Casa Grande, tesoro nacional con el que contamos y en el que la Institución hidalguense invirtió para favorecer el crecimiento de la sabiduría de la gente. Todos merecemos tener espacios como estos en donde la Máxima Casa de Estudios en el estado, es un ejemplo a seguir para las demás instituciones en el país, demostrando así lo grande que es la Universidad y su aporte social, teniendo un espacio digno para mostrar el arte en sus diferentes manifestaciones.

Fuente: DIVISIÓN DE EXTENSIÓN DE LA CUTLURA - UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE HIDALGO.

http://www.uaeh.edu.mx/adminyserv/gesuniv/div_ext/museo_casa_grande/historia.html