Inicio

La Compañía Británica

Al concluir la Revolución Mexicana en 1821, México se encontraba con la necesidad de reactivar su economía. Fue entonces el momento en que Pedro Romero de Terreros, Tercer Conde de Regla dirigió su atención hacia la Gran Bretaña en busca de ayuda para rehabilitar las minas que su padre; el Primer Conde de Regla le había heredado. Él vio en la Gran Bretaña a una nación dispuesta no solo interesada en invertir en empresas extranjeras, si no que deseaba adentrarse en el Imperio español de América, hasta ese momento cerrado como campo posible a la inversión.

Los ingleses conocían la importancia que la minería de metales preciosos había tenido durante siglos en la economía de las posesiones españolas.

Para 1823 el Conde de Regla envía a Londres su propuesta de inversión. Esto lo hizo a través de la Robert Staples Company. A finales de ese año fue transferida la autorización de buscar inversionistas ingleses a Thomas Kinder, socio londinense e Staples.

Kinder se dirigió en busca de John Taylor, de quien tenía noticias del gran éxito y experiencia en empresas mineras, para hacerle la proposición de inversión. Al negociar con Kinder, Taylor afirmó ser el tesorero y administrador de las Minas de la Unión y otras en Cornwall y Devon, de las minas privilegiadas del duque de Devonshire, y de las minas del conde de Grosvenor; dijo también ser el inspector de las minas propiedad del Hospital Real de Greenwich y miembro del consejo y tesorero de la sociedad geológica de Londres.

En en Londres el 16 de enero de 1824 entre las personas interesadas en participar en la compañía, Taylor fue autorizado a negociar con Kinder, que representaba al Conde de Regla, el alquiler de las minas de este último, y también con el coronel John Murphy para la adquisición de la mina de Morán en Real del Monte, propiedad de Tomás Murphy, hermano del coronel. El 4 de febrero siguiente tuvo lugar una segunda reunión, en la cual fue creado un organismo que se conocería con el nombre de Compañía de Aventureros de las Minas de Real del Monte.

Con los poderes otorgados por los accionistas de la naciente empresa, Taylor firmó el 6 de marzo de 1824 un acuerdo con Kinder, representante del conde de Regla, y otro con John Murphy, apoderado de su hermano Tomás, mediante los cuales la compañía tomó en alquiler las numerosas minas de Real del Monte.

El contrato firmado establecía que la recién formada compañía británica se hiciera cargo de la administración y dirección de las minas de Guadalupe, Santa Teresa, San Cayetano, Dolores y Santa Brígida, y de todas las demás de propiedad del conde de Regla en Real del Monte, “con el propósito de rehabilitarlas por medio de máquinas de vapor u otra maquinaria”.

La compañía conservaría el control de las mencionadas minas durante veinte años bajo ciertas condiciones especificadas. Las cláusulas más importantes, que fueron ratificadas en por un segundo acuerdo celebrado personalmente por el conde con unos agentes de la compañía, se referían al control por parte de la firma inglesa de las propiedades mineras, al método de división de las utilidades, y al compromiso de la empresa de introducir máquinas de vapor y técnica minera inglesa en la explotación de las minas de Real del Monte.

Bibliografía: Libro: Real del Monte:Una Empresa Minera Británica en México. Autor: R.W. Randall. Editor: Fondo de Cultura Económica ISBN: 968-16-2052-6. Primera reimpresión 1986.


¿DESEAS ANUNCIARTE AQUÍ?

Más información